Arroz a la cubana

Elaboración

¿Sabes cuál es la comida con la que acertarás con toda tu familia y, sobre todo, con los más pequeños? ¡El Arroz a la Cubana!

Además de un plato riquísimo con el que se chuparán los dedos, es una receta sana, tradicional, muy fácil de preparar, cargada de nutrientes… ¡y muy completa!

No hay excusa para no intentarlo, porque se elabora con ingredientes que todos tenemos en casa en cualquier momento.

¡Mirad que pinta!

 

La manera tradicional de preparar este plato es incluyendo plátano frito, pero también puedes hacerlo sin él o incluso añadiendo salchichas en su lugar o cualquier otro complemento que os guste.

¡Empezamos!

INGREDIENTES PARA 3 PERSONAS

  • 1 taza de arroz
  • Tomate frito casero
  • 3 plátanos
  • 3 huevos
  • Sal
  • 1 ajo
  • Laurel

 

MODO DE PREPARACIÓN

  1. Comenzamos por preparar el arroz blanco. En una cazuela, vertemos un par de cucharadas de aceite. Cuando coja un poco de temperatura, echamos el ajo previamente cortado en rodajas y dejamos que se dore pero sin quemarse. A continuación echamos una taza de arroz y sofreímos un poco.

 

  1. Echamos 2 tazas de agua en la cazuela, una hoja de laurel y un poco de sal. Recordad, como truco, que para cocer arroz siempre tendremos que echar el doble de agua que de arroz. Por eso, si hemos echado una taza de arroz, tendremos que poner 2 tazas de agua.

 

Esperamos a que hierva y lo dejamos 8 minutos a fuego fuerte. Cuando veamos que empiezan a salir burbujitas y a formarse huecos en el arroz, bajamos el fuego y esperamos hasta que se haya evaporado el agua. Cuando esto pase, apagamos el fuego por completo, tapamos la cazuela y lo dejamos reposar por 10 minutos.

 

  1. A continuación pelamos el plátano y lo ponemos en una sartén con mantequilla. Doramos el plátano por ambos lados y reservamos. También se puede cortar el plátano por la mitad (a lo largo) y freírlo de esa manera para que te sea más fácil.

 

  1. En la misma sartén, limpiamos la mantequilla sobrante con papel de cocina y añadimos aceite. Cuando el aceite esté muy caliente, freímos los huevos y echamos sal al gusto.

 

  1. ¡Y listo! Sólo queda montar el plato y echar tomate frito (opcional) por encima del arroz.

¡Recuerda tener pan para disfrutar de esta receta al 100%!